En ocasiones nos resulta difícil calcular cuanta fruta o verdura debemos comprar y el día que vamos a echarle mano a ese delicioso tomate que compramos nos lo encontramos recubierto un bonito florecimiento de moho en su superficie. Pues parece que esto puede estar resuelto en los próximos años, o por lo menos reducido. Un estudio realizado por Sensor Electronic Technology Inc (SETi) conjuntamente con el Department of Agriculture (USDA) de Estados Unidos demuestra que la iluminación con LEDs ultravioleta es una técnica eficaz para ampliar la vida útil de los productos alimentarios frescos.

Esta tecnología no es nueva, y ya se usa en varias aplicaciones, como la desinfección del aire en equipos de aire acondicionado o de los útiles de quirófano, pero la innovación es aplicar el poder desinfectante de la luz ultravioleta a los Refrigeradores domésticos.

El efecto que produce la luz ultravioleta sobre los microorganismos consiste en un daño en su ADN, de forma que impide que realicen su metabolismo de forma adecuada y que se reproduzcan.

Los LEDs-UV (lámparas de ultravioleta) producen muy poco calor y funcionan de forma muy eficiente en ambientes fríos y húmedos, como es el caso de los refrigeradores domésticos, de forma que el consumo energético derivado de la aplicación de esta tecnología será muy pequeño, e incluso despreciable en relación a la reducción del desperdicio de alimentos que puede suponer.

Cipriano González Ibáñez

Fuente: Club Darwin

Otras Noticias